La Argentina Gourmet

Toneles riojanos


08 de marzo de 2017

La Argentina Gourmet

Raúl Díaz, en Aimogasta, La Rioja, único fabricante de toneles de manera artesanal.

Click en la foto para ver galería

Raúl Díaz es de esas personas que encuentran su vocación desde muy jóvenes. Tenía 20 años y trabajaba en una planta fraccionadora de aceitunas en su ciudad natal, Aimogasta, cuando los dueños contrataron un grupo de españoles para fabricar los toneles en los que en esos tiempos se envasaba la aceituna. Raúl se interesó por el oficio y los españoles lograron permiso de los jefes para tomarlo como aprendiz. Al cabo de unos cinco años, cuando sus maestros se regresaron a España el joven aprendiz quedaba a cargo del taller de toneles de la planta. Con el paso del tiempo pasó a trabajar en la famosa planta de Nucete, elegido por el mismo dueño y fundador don José Nucete.

"Siempre quise independizarme, de manera cuando me empezaron a pedir toneles desde diferentes elaboradores de aceitunas, tuve que elegir y poner mi propio taller. Lo que aprendí de mis maestros no lo olvido más, inclusive algunas de las herramientas con las que hoy trabajo, son de aquella época. Lo que uno aprende y entiende a los 20 años no se lo olvida nunca", cuenta Raúl a La Argentina Gourmet mientras termina de curar con parafina caliente la producción del día.

María del Rosario, la esposa y compañera de Raúl, organiza todo lo necesario para celebrar las bodas de oro del matrimonio. Juntos criaron 11 hijos y varios nietos alegran sus días. El sueño de doña Charo es que su hijo mayor, que vive en Caleta Olivia, regrese definitivamente a vivir en Aimogasta. El sueño de Raúl es que el estado provincial le devuelva la jubilación que hoy le retiene por problemas administrativos.

"Hemos pasado momentos difíciles, estamos acostumbrados a luchar. Hoy es más fácil porque los hijos están grandes y en muchas ocasiones ellos nos ayudan a nosotros", dice Charo mientras atiende un cliente en el pequeño almacén con el que ella aporta a la economía del hogar.

Raúl sostiene que no hay en toda la Argentina alguien que arme los toneles de la manera totalmente artesanal que él los arma. "Imagínese a alguien armando un tonel con esta maza o con esos compases. Mire que he recorrido ferias y nunca, pero nunca, me crucé con otro tonelero".

Actualmente Raúl Díaz dedica gran parte del tiempo a fabricar toneles en miniatura, baldes, vasos cerveceros, pero también realiza toneles de gran porte. "Hago el tonel que usted me pida, y de la medida que lo necesite, puedo asegurarle que son totalmente herméticos".

No dudamos de que es así. Por algo en Aimogasta todo el mundo sabe quien es don Raúl Díaz

 

AIMOGASTA

Es una pequeña ciudad a 120 km al norte de la capital de La Rioja, justo en el límite con Catamarca. Es conocida por formar parte de Coplas del Valle, la composición de Ramón Navarro que dice en su estrofa inicial: "Vengo desde Aimogasta, pa'las pirquitas, traigo una flor del aire, de la lomita"...

Aimogasta es la zona olivícola riojana por excelencia, no hay quien visite este lugar y no se lleve un frasco de aceitunas. Todos los olivos de la región son hijos del Olivo Cuatricentenario, que se encuentra en las afueras de la ciudad y es monumento histórico.

 

Compartir esta nota en