La Argentina Gourmet

La Negra Chagra, con nombre propio.


27 de mayo de 2016

Texto: Dumas

La gran cantante salteña nos cuenta todo sobre su nuevo disco, el que tuvimos el privilegio de oír en exclusiva.

La Negra Chagra, presenta Con Nombre Propio en junio en Buenos Aires.
Click en la foto para ver galería
Fotografías: Daniel Vega.

La Negra Chagra presenta su nuevo disco en el que recupera los nombres de los personajes protagonistas de esas pequeñas historias contadas en tres minutos y pico. Tiene la particularidad de ser una intérprete de esas que “re fundan” temas clásicos y fundamentales del cancionero, puesto que los temas encuentran en su voz un vehículo para contar algo nuevo. Cada nuevo disco de la Negra Chagra invita a recorrer un camino de repleto de imágenes y sonidos sorprendentes como también a volver a escuchar con atención y disfrutar sus trabajos anteriores


-¿En qué momento identifica que le surge la necesidad de este nuevo disco?
 
-Luego de un concierto en el que presentaba “Esta tierra es hermosa” -mi disco anterior-, se me acercó alguien queriendo saber un poco más sobre el uruguayo Emilio Gauna que murió acuchillado en un mano a mano en una noche de carnaval, historia que Jaime Ross cuenta magistralmente. Y  tuve muchas  experiencias parecidas con gente que se acercaba a saludar después de un concierto y a preguntar o comentar algo respecto de algún personaje que nombraba en algún tema. Con El rienda suelta, la historia de Manuel, que manejaba un carroza fúnebre,  me paso infinidad de veces. Una historia dura, extraña, de otra época, pero real. En mi repertorio siempre  abundan los nombres propios. Me gustan particularmente los temas que cuentan la historia de alguien nombrándolo . 
El nombre es el distintivo que nos ubica y nos hace sentir a cada uno un ser independiente, personal. Cada nombre va identificándonos con la vida, con las palabras y con las actitudes de cada uno para bien o para mal.  
En mi primer disco “Pruebas al canto”, estaban Maturana, el Fiero Arias, don Giusseppe (el de la pipa) que era  “el viejo luchador”. En “Pequeños testigos” (segundo disco) aparecen  Doña Ubenza y El rienda suelta.  
Como verás,  los nombre propios siempre han sido una constante. Entonces decidí darle forma a esta idea fija 
 
-Sus discos siempre tienen un concepto que agrupa determinados temas que están relacionados por un hilo conductor. ¿Es difícil pensarlos de esa manera?
 
-Tener un hilo conductor me ordena. Trabajar alrededor de un concepto me facilita las cosas por que sino tiendo a irme por las ramas. Cuando preparaba “Pequeños testigos” me pasaba que quería grabar desde Canción del jangadero, pasando por un tema de Rubén Blades  hasta  Valsecito, de Chico Buarque,  y así... Pero charlando con Jaime Torres -que además de tocar en ese disco, me ayudó mucho a aclarar las ideas-, me dijo que todavía no era ése el momento de diversificarme musicalmente,  o dicho de otra manera, de hacer lo que se me cante. Primero debía encontrar mi lugar como una cantante de folclore;  que ése era mi segundo disco no el quinto o el décimo como para meterme con otros ritmos y géneros. Y que más adelante, en todo caso,  llegaría el momento de hacer lo que quisiera.  Bueno, tal vez el próximo disco -que va a ser el numero 5- se termine llamando “Por las ramas”.
 
Se ríe de su propia ocurrencia y ahí uno descubre qué es lo cautivante del canto de la Negra Chagra: ella canta así, como cuando se ríe, con sentimiento y espontaneidad, pero sobre todo con frescura y con sinceridad. Por eso cuando se la oye cantar uno vuela enseguida a esos sitios que describen los autores y que la Negra hace propios en la manera de decir.
 
-¿Qué temas están incluidos esta vez?

-En este disco "Con nombre propio"  están las historias de ña Poli (que recorre el pueblo con su carro vendiendo leche y miel y llenando con su ternura la vida todos allí);  la de  Angelita Huenumán, una tejedora y eterna luchadora de los derechos del pueblo mapuche. También está Arana -al que apodaron el manco pues perdió un brazo trabajando-;  Zamba de Juan Panadero -que refleja la personalidad y el inmenso amor hacia el prójimo que este hombre tuvo durante toda su vida-;  Julio Espinosa, un poeta  que escribió mucho y se mostró poco, pero aún así temas de su autoría como Vidala para mi sombra trascendieron mas allá de las fronteras  imaginables.  
El último sapucay cuenta la historia de dos bandoleros rurales:  Isidro Velázquez  y Vicente Gauna, que entre los años 50 y 60 en el Chaco,  fueron los últimos bandidos que se vengaron de las injusticias que sufrían los peones rurales. 
Luego, Pepe Corvina, síntesis maravillosa de la novela de Enrique Estrázulas con música de Numa Moraes.
Por allí aparece Baldovino, un hombre alcohólico que lleva su apellido por  signo; Abuelas del campo mío, una chacarera en la que Di Fulvio rinde homenaje  a cada una de ellas: Dominga, Maclovia, Maria, Fausta. También está Canto a la Telesita la historia de esa muchacha que murió quemada mientras bailaba y que fue convertida en leyenda en Santiago del Estero. 
Además, Jacinto Cenobio, la historia de un hombre que emigra a la ciudad en busca de quien sabe qué cosa, huyendo de tristes recuerdos; La Pancha Alfaro -la danza de esta mujer bajo la luna de Mendoza descripta  por el poeta Tejada Gómez-; La Juana Rosa, canción de Violeta Parra que cuenta sobre una madre "preocupada" por la soltería de su hija y los consejos que le da para que consiga un novio. 
Y una zamba que el Chivo Valladares y Espinoza dedicaron al Cuchi Leguizamón, a su genio, a su risa. 
 
La presentación de Con nombre propio es en Pista Urbana -Chacabuco 874, San Telmo- los días 24 de junio y 1 y 8 de julio a las 21.30.
Después de esas fechas se presentará en Córdoba, Tucumán, Salta y Jujuy . En noviembre -o marzo del año próximo- los franceses disfrutarán de Con nombre propio en vivo y en directo en lo que ya es un clásico en la recorrida de La Negra Chagra: siempre vuelve a Francia, pues fue viviendo allí fue que se decidió hace unos veinte años a dedicarse a cantar profesionalmente. 




Compartir esta nota en